Responsabilidad Social y Cultural

Por Mario Andujo Licón*

El papel que juega la empresa moderna a dejado de ser un simple promotor económico de la sociedad y basar su éxito en modelos cuantificables y medibles para convertirse en modelos culturales que están pendientes del desarrollo del individuo y de su entorno y medio ambiente. Ahora es necesario agregar elementos cualitativos que permitan a la empresa y al individuo trabajar por los valores culturales que se han heredado de generación en generación.

A continuación se presenta un breve análisis de la responsabilidad que toda organización debe tener en la preservación de las culturas y de la importancia del lenguaje como medio de mantener los valores, creencias y costumbres de la sociedad.

En los últimos años se acuñado el concepto de responsabilidad social para representar el compromiso que tiene las empresas con los valores éticos, las personas, el medio ambiente y la comunidad.  Según Cajiga Calderón (S.F.), este concepto ha provocado analizar la función de las empresas desde una nueva perspectiva,  una nueva forma “de hacer negocios, en la cual la empresa se ocupa de que sus operaciones sean sustentables en lo económico, lo social y lo ambiental, reconociendo los intereses de los distintos grupos con los que se relaciona” (p.2).

Si bien es cierto que esta misión, que de alguna manera u otra ya estaba siendo una preocupación del sector empresarial, no puede estar completa si no se ve al ser humano dentro de un contexto cultural, no únicamente social, ambiental y ético.

No puede dejarse pasar de lado que el ser humano es básicamente bio-cultural. Si bien es cierto que los hombres y mujeres son seres biológicos, con características heredadas genéticamente, también representa una herencia adquirida por contacto y aprendizaje, que se representa por medio de la cultura.

La defensa de la cultura de los pueblos es básica para mantener la riqueza de conocimientos y experiencias que ésta aporta al ser humano.  Para Mary Douglas, citada por  Trockenbroch (s. f.) “toda cultura consiste de estructuras relacionales que comprenden: las formas sociales, los valores, la cosmología, la totalidad del conocimiento, a través del cual se mediatiza toda la experiencia” (p.1).

En este sentido, perder cultura es perder conocimientos, experiencias y vivencias que aportan al ser humano la posibilidad de interpretar socialmente su realidad y medio ambiente.

Un elemento básico de las culturas es lenguaje, ya que es por medio de él que las personas se identifican con un grupo social, étnico o geográfico. Es por esto que toda empresa está obligada a preservar y comprometerse no sólo son con los aspectos éticos, ambienales y sociales. La preservación y respeto a la cultura, y en especial el lenguaje, debe de formar parte de esta nueva cultura organizacional.

Desgraciadamente, ahora es común oir conversaciones como “¿Tienes el check list para el focous grupo?”.  Se han introducido al lenguaje cotidiano palabras que no tienen nada que ver con nuestro lenguaje: Mall, Marketing Support.  Los tradicionales y típicos burritos de Chihuahua se han convertido en wraps.

Los modelos de responsabilidad social incluyen cuatro ejes básicos: Ética y gobernabilidad empresarial; calidad de vida en la empresa; vinculación y compromiso con la comunidad y su desarrollo; y cuidado y preservación del medioambiente (Cajiga Calderón, s. f.), es necesario agregar la responsabilidad de mantener y preservar los valores culturales. Además, cada empresa debe fijar políticas para el uso del lenguaje, tanto en su comunicación interna como externa.

No es suficiente que las organizaciones fije su misión, visión y valores si no están dirigidos a la preservación de la cultura y, por lo tanto, del lenguaje como máxima expresión de la cultura.  Aún es tiempo, no poner atención ahora es perder algo fundamental  del ser humano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

* Licenciatura en Comunicación del TEC de Monterrey. Maestría en Comunicación de la Universidad del Norte de IOWA. Docente de la Maestría en Desarrollo Humano y Valores en el IAPE CIENCIAS HUMANISTAS. 

 

Referencias bibliográficas.

Beorlegui, C. (2006).  La capacidad lingüística del ser humano: Una diferencia cualitativa.  Accesado de http://institucional.us.es/revistas/themata/ 37/11Beorlegui.pdf

Cajiga Calderón, J. F. (s. f.). El concepto de responsabilidad social empresarial.  Accesado de http://www.cemefi.org/esr/images/stories/pdf/esr/concepto_esr.pdf

Trockenbroch, O.  (s. f.) ¿Qué significa Cultura? Y cuáles son sus contenidos o elementos universales? Accesado de www.udec.com.mx/CHIP/download.asp %3Ffile%3Ddocumentos/896/qu%25E9_significa_cultura_.doc+&cd=2&hl=es&ct=clnk&gl=mx