Tolstoi, maestro de Ghandi

Centenario de la muerte de León Tolstoi, maestro de Gandhi 2010-12-03 Leonardo Boff Ocupando un lugar central en la sala de estar de mi casa hay un impresionante cuadro de un pintor polaco que muestra a Tolstoi (1828-1910) abrazado por el Cristo coronado de espinas. Está vestido como un campesino ruso y parece extenuado, como…

Detalles

El Dios de mi alegría

Por Padre Fernando Torre, MSpS —Se percibe que el politeísmo, la multiplicidad de dioses, es más partidaria de la felicidad y la alegría que el monoteísmo, las religiones de un solo Dios como el Islam o el catolicismo, ¿es así? —Estoy convencido de ello. La mayoría de los monoteístas matan la risa, matan el goce, el placer.…

Detalles

Sabiduría

Sabiduría Por Fernando Torre, MSpS   Tener sabiduría no equivale a adquirir conocimientos científicos o acumular títulos universitarios; no es cuestión de capacidad intelectual ni de recibir el premio Nobel. La sabiduría de la que habla la Biblia —a diferencia de la sabiduría griega— es la capacidad para dirigir la propia vida, para realizar el…

Detalles

Comenzar

Comenzar todos los días Fernando Torre, msps. «Comenzar todos los días la vida de perfección como si fuera el primero»[*], le recomienda Conchita a su hija Teresa de María. Y también: «Voluntad firme de comenzar todos los días, como si fuera el primero»[†]. Doce años después le dice: «Ánimo y no te canses de comenzar»[‡]. ¡Qué sabio y útil consejo! Revela el conocimiento que Conchita tiene del camino espiritual y su deseo de ayudar a quien está dando los primeros pasos. Una vez que hemos comenzado a caminar en la vida espiritual, quisiéramos —como sucede en otros campos— que todo fuera superar obstáculos y alcanzar metas. Sin embargo, de ordinario, tras un breve tiempo de fervor, en el que percibimos ir progresando, sentimos que nos estancamos o incluso que retrocedemos. Entonces se nos presenta la insidiosa tentación de querer constatar los avances. Si, a nuestros ojos, el resultado es positivo, el orgullo nos atrapa; si es negativo, nos culpamos o agredimos y, desalentados, desertamos del proyecto que un día nos entusiasmó. Más dañino aún es el recuerdo de nuestras faltas y pecados. Cargamos el pasado como un peso muerto que consume nuestra energía y nos roba la esperanza. Sigamos el ejemplo de san Pablo: «olvido lo que dejé atrás y me lanzo a lo que está por delante» (Flp 3,13). Dejemos atrás el ayer, comencemos hoy la vida espiritual. Estrenemos el ardiente deseo de unirnos a Dios haciendo su voluntad. Aceptemos con humildad ser principiantes de por vida. Empezar el día como si fuera el primero. Pedir al Espíritu Santo la fuerza y el ánimo necesarios para la etapa. Mantener el paso sin detenernos. Terminar la jornada agradeciendo a Jesucristo que haya caminado con nosotros (cf. Lc 24,15). ¿Y mañana? ¡Voluntad firme de comenzar de nuevo! Y así cada día, hasta la muerte, sin jamás cansarnos de comenzar.

Detalles

TENGO VOCACION

Fernando Torre Medina Mora, msps. Uno de los grandes retos que debes enfrentar en tu vida es el de encontrar tu lugar en la sociedad y en la Iglesia.     A ti, que buscas tu vocación, estos siete pasos te pueden ayudar a discernir el proyecto que Dios Padre tiene para ti.     Aunque aquí…

Detalles

La llave de la felicidad

La llave de la felicidad El Divino se sentía solo y quería hallarse acompañado. Entonces decidió crear unos seres que pudieran hacerle compañía. Pero cierto día, estos seres encontraron la llave de la felicidad, siguieron el camino hacia el Divino y se reabsorbieron a Él. Dios se quedó triste, nuevamente solo. Reflexionó. Pensó que había…

Detalles