Cuentos breves, relatos, observaciones y literatura que propone reflexión.

Interser

Interser Tich Nhat Hanh “Si eres poeta, verás claramente que flota una nube en esta hoja de papel. Sin nube, no habrá lluvia; sin lluvia, los árboles no crecen; y sin árboles, no podremos hacer papel. Para la existencia del papel es esencial la nube. Si no está la nube, tampoco puede estar el papel.…

No te rindas

No te rindas, aún estás a tiempo De alcanzar y comenzar de nuevo, Aceptar tus sombras, Enterrar tus miedos, Liberar el lastre, Retomar el vuelo. No te rindas que la vida es eso, Continuar el viaje, Perseguir tus sueños, Destrabar el tiempo, Correr los escombros, Y destapar el cielo. No te rindas, por favor no…

Carpe Diem

Carpe Diem No dejes que termine el día sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber alimentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, que es casi un deber. No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.…

Polvo Plateado

Polvo plateado Por Anaid Hernández.  De niña miraba el cielo y raras veces me preguntaba acerca de la luna. Esa noche me detuve a contemplarla, mis ojos reflejaron el liquido plata que emanaba de sus contornos… Entonces ella llegó y me contó una historia: – mira chapurneca, ¿ya viste el conejo que está en la…

El Vendedor más grande del mundo

El vendedor más grande del mundo por Juan Marcelino Ruiz   Cualquier parecido con “El vendedor de pararrayos”, de Herman Melville, no es una simple coincidencia. Provengo de una familia en la que la altura ha superado pocas veces un metro con sesenta. Cuenta mi padre que mi abuelo —aguerrido combatiente de la División del Norte y…

La Rosa de Paracelso

La rosa de Paracelso De Quincey: Writings, XIII, 345 En su taller, que abarcaba las dos habitaciones del sótano, Paracelso pidió a su Dios, a su indeterminado Dios, a cualquier Dios, que le enviara un discípulo. Atardecía. El escaso fuego de la chimenea arrojaba sombras irregulares. Levantarse para encender la lámpara de hierro era demasiado…

El Espíritu de la Navidad

El Espíritu de la Navidad   Es el tiempo de las luces que iluminan los árboles, barandales y techos de las casas. Por doquier se escuchan cantos y se miran arreglos de caramelos y paletas adornando los bellos jardines. En algunas casas ricas o pobres se pueden ver nacimientos vacíos, alrededor los tres reyes magos,…

Dios

D I O S Juan José Millás Soñé que no era yo el que estaba dentro del mundo, sino que era el mundo el que estaba dentro de mí. Con los ojos cerrados, podía recorrer los continentes y los océanos que me habitaban. Aquí estaba Asia, aquí África, aquí Europa… Iba de un continente a…

La inmiscusión terrupta

LA INMISCUSION TERRUPTA Julio Cortázar (en Último round) Como no le melga nada que la contradigan, la señora Fifa se acerca a la Tota y ahí nomás la flamenca de un rotundo mofo. Pero la Tota no es inane y de vuelta le arremulga tal acario en pleno tripolio que se lo ladea hasta el…

Inferno, I,32

Inferno, I,32 Jorge Luis Borges Desde el crepúsculo del día hasta el crepúsculo de la noche, un leopardo, en los años finales del siglo XII, veía unas tablas de madera, unos barrotes verticales de hierro, hombres y mujeres cambiantes, un paredón y tal vez una canaleta de piedra con hojas secas. No sabía, no podía…